Ejercicios para dislexia

Estos ejercicios ayudarán al lado izquierdo y al lado derecho de tu cerebro empezar a "hablar" el uno con el otro. Implican cruzar la línea que separa ambos lados de tu cuerpo. Y lo mejor de todo es que los puedes hacer en cualquier momento durante el día.

Ejercicios para dislexia

Ejercicios enérgicos

  • Haz 3 series de 10 repeticiones. Toca con la mano opuesta o el codo opuesto a la rodilla levantada.
  • Da patadas para atrás. Intenta tocar con tus pies la mano opuesta por detrás de tu cuerpo. Haz 3 series de 10 repeticiones.
  • Toca con la mano el pie opuesto por delante de tu cuerpo. Deja los pies quietos y seprados y baja el tronco para llegar a ellos. Haz 3 series de 10 repeticiones.

Ejercicios relajantes y calmantes

  • Entrelaza tus brazos y cógete las palmas, gira los brazos para que queden cerca de tu pecho. Cruza las piernas y respira profundamente. Haz 10 repeticiones. Este ejercicio te ayudará a calmarte antes de los exámenes o antes de que las situaciones de estrés.
  • Piensa en botones. Coloca los dedos índices en tus sienes, masajea con pequeños círculos hacia la derecha en un lado de la cabeza y en sentido antihorario en el otro lado de la cabeza y luego invierte.

Seguimiento con los ojos

Para poder leer, tus ojos tienen que ser capaces de moverse de forma fluida a través de la página sin que tengas que mover la cabeza. Si este proceso no funciona correctamente, puedes tener un serio impacto en la fluidez de tus ejercicios. Estos ejercicos pueden ayudarte con este proceso.

  • Mantén la cabeza quieta mientras alguien dibuja en el aire un 8 frente a tus ojos. Sigue con tus ojos el lápiz mientras se mueve. Haz 10 repeticiones.
  • Dibuja un gran 8 (o pídele a alguien que lo dibuje por ti), a continuación, repasa el 8 30 veces y luego haz lo mismo repasando el número al revés. Repite esto 20 veces.
  • Dibuja el alfabeto en el dibujo del 8 aprovechando los trazos ya hechos y haciendo trazos nuevos.
  • Prueba los pasos 3 y 4 con la otra mano.

Deletreo

Comienza con una lista de palabras de uso frecuente.

  • Haz tarjetas con las palabras.
  • Selecciona 5-10 palabras para deletrear a la semana.
  • Sostén la palabra arriba y a la izquierda y léela, deletréala y luego cierra los ojos y hazlo de nuevo.
  • A continuación, mantén la palabra a la derecha léela, deletréala y luego cierra los ojos y hazlo de nuevo.
  • Pon la tarjeta hacia abajo. Entonces, mientras estás caminando, saltando o gateando, deletrea la palabra. Si has olvidado la palabra repite el proceso. Haz que alguien compruebe estas palabras al final de la semana.

También puedes utilizar este método con tus hijos con las palabras que aprenden en la escuela.

Sigue probándote a ti mismo con nuevas palabras, ya que comúnmente los disléxicos tienen problemas de escritura.

Una vez que eres capaz de utilizar un ordenador portátil, es más importante saber cómo escribes los sufijos y el principio de las palabras. Una vez que escribes el principio de una palabra, puedes elegir de una lista desplegable para seleccionar la palabra escrita correctamente.

Otras maneras de hacer más fácil la ortografía:

  • Colorea las sílabas con diferentes colores.
  • Busca pequeñas palabras dentro de otras palabras.
  • Conforma un acrónimo o una historia que involucre a las letras de una palabra.
  • Búrlate de la ortografía y utiliza tu imaginación. Es posible que desees hacer palabras con arcilla o usar la espuma de afeitar en una bandeja para escribir las palabras sobre ella.

Lectura

Fluidez de lectura

Sally Shaywitz recomienda la lectura repetitiva en su libro "Superar la dislexia" (Overcoming dislexia). Debemos admitir que es una lectura repetitiva y muy tediosa, pero realmente ayuda a aumentar la fluidez. Así que recomiendamos encarecidamente comprar este libro o uno similar.

Elige un párrafo, un poema o un cuento a tu nivel de lectura. La idea es elegir un material que no sea ni demasiado difícil, ni demasiado fácil. Debe ser un material que te interese.

Es aconsejable que puedas acceder a un buen lector que lea este pasaje para ti. Es posible que desees grabar la lectura. También es útil medir el tiempo que tarda el lector en leer el pasaje escogido.

Luego hay que leer el pasaje de forma repetitiva hasta que puedas leer con fluidez. Trata de igualar su ritmo y el tono de tu ayudante. Yo recomendaría leer el mismo pasaje por lo menos 5 veces al día durante 5 días o hasta que lo hayas dominado. Se recomienda la lectura repetitiva, realmente ayuda.

Vocabulario de la lectura

Es muy importante si eres disléxico no dejar que el nivel de tu vocabulario esté por detrás del de tu grupo de edad. Esto puede suceder si no estás leyendo tanto como los demás, o si estás leyendo a un nivel más bajo que los otros.

Estos son algunos consejos para asegurarte de que continúas aprendiendo vocabulario. Existen libros de audio, tanto en formato electrónico como también en tu biblioteca local. Es posible que desees escuchar y leer junto con el libro o simplemente puedes disfrutar de la escucha.

No te obligues a leer si no te apetece, a veces es mejor sólo escuchar y disfrutar. Si te encantan las novelas, puedes disfrutar de ellas a través del audio. Simplemente escuchando, se llega a experimentar una mayor variedad de vocabulario y se puede llegar a disfrutar de diferentes estilos. En la mayoría de libros, hay un montón de vocabulario que los disléxicos necesitan aprender.

Ver una televisión de buena calidad también puede ayudar con el vocabulario.

Ejercicios para la dislexia en adultos

Comprensión de lectura

Crear imágenes en el pensamiento es una habilidad muy común entre los disléxicos. Es útil utilizar nuestras fortalezas para compensar nuestras debilidades. Para comprender un texto escrito es muy importante conocer el panorama general o la esencia de lo que el libro / pasaje se refiere.

Pregunta a tus profesores para obtener información general o sinopsis de cualquier lectura obligatoria. Además, si puedes, solicita antes de leer el texto, una lista de palabras clave relacionadas con éste. Busca pistas con las imágenes, subrayando o resaltando algunas palabras del texto.

Si estás leyendo un texto que no es de ficción, es útil conocer la importancia en la vida real de lo que estás a punto de leer. Sé curioso, haz muchas preguntas o averigua lo que puedas antes de empezar a leer. Esto te ayudará realmente con la comprensión, la memoria y la motivación.

Redacción

La escritura es una tarea muy compleja que implica ortografía, caligrafía, secuenciación y memoria. Puede ser capaz de escribir las palabras en una prueba de ortografía, pero cuando tienes que escribir usando las mismas palabras, es posible que no seas capaz de deletrearlas correctamenre. Es posible que simplemente no sepas por dónde empezar. Cuando te sientas a escribir los pensamientos pueden venirte todos a la vez y pueden perderse en un mar de imágenes. Puedes preguntarte cómo convertir esas imágenes en palabras.

Paso a paso, tenemos que capacitar a nuestros cerebros, primero para recordar, a continuación, para secuenciar, a continuación para agregar detalles. Es más fácil comenzar esta tarea verbalmente. No te estreses, ya que esto sólo requiere tiempo y paciencia.

Aquí está una forma fácil de entrenar tu cerebro paso a paso para construir la escritura.

  • Al final de cada día explícale a alguien tu día, de principio a fin. Si esto te resulta demasiado difícil, puedes empezar con un marco de tiempo más corto, por ejemplo lo que sucedió desde la hora del almuerzo. Trata de no entrar en demasiados detalles. Lo importante es recordar la secuencia de las cosas y los tiempos aproximados si puedes. Empieza tu explicación diciendo el día y la fecha.

Este paso es un entrenamiento para la visión global de tu cerebro, para que puedas ver las partes de un día y no sólo el conjunto.

  • Una vez que ya eres competente en el paso uno, pasa a escribir una lista de 10 eventos que te hayan ocurrido en tu día. Asegúrate de que estos eventos están en orden. Acuérdate del día y la fecha y si es posible de las horas aproximadas.
  • Una vez que puedas hacer este paso fácilmente, continuaremos convertiendo tu lista en 10 oraciones, sobre los acontecimientos del día. Recuerda que debes mantenerla en orden.
  • Ahora, una vez que puedas hacer las frases, amplia cada frase con más oraciones creando más detalles. Tus frases se convertiran entonces en un párrafo. Es posible que tengas que hacer la lista primero para que puedas mantener tus pensamientos en orden.

Al final de este proceso en realidad estarás escribiendo un ensayo sobre tu día. Si has seguido este proceso, tu ensayo debe estar en secuencia y se debe componer de 10 párrafos.

Por favor, no te apresures con esta estrategia de escritura. Es vital dominar cada paso antes de pasar al siguiente. Cuando comiences con este proceso, te darás cuenta que durante el día te centrarás más en lo que está sucediendo, y el orden en que el que está sucediendo. Obviamente, si eres disléxico pero no luchas con la secuenciación, esto no será tan beneficioso como podrías serlo. Recuerda que cada disléxico tiene diferentes fortalezas y debilidades.