Ejercicios para incontinencia urinaria

Los ejercicios de Kegel son una de las formas más efectivas de controlar la incontinencia urinaria de forma natural. Los ejercicios de Kegel pueden ayudar a muchas mujeres y hombres con el problema de la incontinencia urinaria, independientemente de la causa o la edad. Los ejercicios de Kegel tienen como objetivo fortalecer los músculos del suelo pélvico que soportan y sostienen la vejiga.

Ejercicios para incontinencia urinaria

Cuando los músculos del suelo pélvico son débiles, estás en mayor riesgo de escapes involuntarios de orina. El valor de la mejora de la incontinencia urinaria con los ejercicios de Kegel es ahora ampliamente aceptado.

¿Quién puede beneficiarse de los ejercicios de Kegel?

Cualquier persona, a cualquier edad, que sufre de incontinencia urinaria o fugas de orina. Mientras que el ejercicio ayuda principalmente a aquellos con incontinencia urinaria de esfuerzo, también puede ayudar a otras personas con otro tipo común, la incontinencia de urgencia de la vejiga hiperactiva. Con la incontinencia de urgencia, tienes una necesidad repentina de orinar y no siempre lo haces en el baño. Los hombres con problemas de incontinencia urinaria también pueden hacer los ejercicios de Kegel. Los estudios sobre los hombres han demostrado que estos ejercicios mejoran la incontinencia urinaria que puede ocurrir después de la cirugía de próstata.

¿Cómo se hacen los ejercicios de Kegel?

Para ejercitar el músculo del suelo pélvico, tienes que fingir que estás tratando de detener el flujo de orina. Tira y aprieta los músculos. Mantén la presión durante unos 10 segundos, luego descansa durante 10 segundos. Trata de hacer de tres o cuatro series de 10 contracciones cada día.

¿Cómo ayuda hacer los ejercicios de Kegel?

Los ejercicios de Kegel fortalecen los músculos que ayudan a controlar la uretra. Cuando estos músculos son débiles, el resultado puede ser la incontinencia urinaria.

¿Cuánto debo esperar para ver los resultados de mis ejercicios de Kegel?

Así como se necesita tiempo para construir unos bíceps fuertes y para fortalecer cualquier otro músculo, se necesita tiempo para fortalecer los músculos del suelo pélvico. Haz los ejercicios de Kegel durante 3-6 semanas. Y recuerda, debes seguir haciéndolos, y debes hacerlos todos los días.

¿Cuándo y dónde debo hacer los ejercicios de Kegel?

La belleza de los ejercicios de Kegel es que realmente los puede hacer en cualquier lugar y a cualquier hora. Nadie sabrá a menos que lo digas, lo que estás haciendo. Trata de hacer unas cuantas series de ejercicios de Kegel cuando estás en el coche, sentado en tu escritorio, o viendo la televisión. Para estar seguro de que estás haciendo los ejercicios de Kegel correctamente, pregúntale a tu médico o enfermera que te describan la forma apropiada. También pueden verificar que los estás haciendo correctamente.

Ejercicios de kegel para la incontinencia urinaria

¿Necesito algún equipo para realizar los ejercicios de Kegel?

No, para hacer los ejercicios de Kegel no necesitas ningún equipo. Para las mujeres, algunos médicos pueden sugerir el uso de conos para los ejercicios de Kegel. La idea es insertar estos conos vaginales, disponibles en varios pesos y realizar los ejercicios de Kegel con los conos insertados. La mujer debe aumentar gradualmente el peso del cono utilizado. A veces, los ejercicios de Kegel se utilizan en combinación con el biofeedback, un sistema de monitoreo que te ayuda a ganar control sobre los procesos corporales tales como el control urinario. Y a veces los ejercicios de Kegel se realizan en combinación con la estimulación eléctrica, en dosis muy breves que estimulan los músculos de la zona. Pero puedes elegir hacer los ejercicios de Kegel por sí mismos, sin equipo.

¿Hay otros beneficios de los ejercicios de Kegel?

Sí. Los ejercicios de Kegel no son sólo buenos para mejorar la incontinencia urinaria. A menudo se recomiendan en terapias sexuales. Los músculos del suelo pélvico se contraen con más fuerza durante el orgasmo, una vez que se fortalecen.

Resumen

Debido a que la incontinencia de esfuerzo se debe a la debilidad de los músculos pélvicos, una excelente defensa es fortalecer los músculos alrededor del cierre de la uretra. Puedes hacerlo a través de los ejercicios de Kegel. Como ya hemos comentado, sólo tienes que apretar los músculos que usarías para detener el flujo de orina. Mantén la presión durante 10 segundos y luego relaja. Haz de tres o cuatro repeticiones cada día. Estos músculos crecen más fuertes, de manera que conseguirás un mayor control sobre tu vejiga.