Ejercicios para las cervicales

Los ejercicios para el cuello son una parte común de casi cualquier programa de tratamiento para el dolor de cervicales. Un programa típico de ejercicio cervical consiste en una combinación de estiramientos y ejercicios de fortalecimiento, entrenamiento aeróbico y posiblemente ejercicios desencadenantes puntuales.

Ejercicios para las cervicales

Este artículo se centra en el ejercicio del cuello para aliviar el dolor cervical causado por problemas de postura e incluye instrucciones para estiramientos de cuello específicos, ejercicios para el fortalecimiento, ejercicios aeróbicos y ejercicios de los puntos desencadenantes.

Beneficios de los ejercicios para las cervicales

El dolor de cuello crónico o recurrente puede ser muy debilitante y también puede ir acompañado de dolor de la espalda superior, dolor de la escápula y dolores de cabeza. Estos síntomas, junto con los músculos tensos del cuello y rigidez en las articulaciones, pueden hacer que incluso las actividades diarias más simples sean dolorosas.

Con un programa de ejercicios apropiados para las cervicales podrás resolver la mayoría de estos síntomas de la siguiente manera:

Estiramientos de cuello

Los ejercicios de flexibilidad y estiramiento pueden ampliar o conservar el rango de movimiento y elasticidad en el cuello (cervicales) y las articulaciones afectadas, y por lo tanto aliviar la rigidez que conduce al dolor. Como regla general, los estiramientos son mejor hacerlos todos los días, y algunos hasta deben hacerse varias veces al día.

Ejercicios para el fortalecimiento de cervicales

Los ejercicios de fortalecimiento específicos ayudarán a mantener una mejor postura, que a su vez disminuirá o eliminará los brotes recurrentes de dolor. Como regla general, los ejercicios de fortalecimiento de cuello deben hacerse cada dos días para permitir que los músculos tengan el tiempo suficiente para repararse por sí mismos.

Acondicionamiento aeróbico

Los ejercicios aeróbicos aumentan el flujo de sangre a los músculos y los tejidos blandos del cuello y de la espalda superior, que pueden ayudar a relajar los músculos e incrementar el rango de movimiento. Además, también se producen endorfinas después de unos 30 a 40 minutos de ejercicio aeróbico. Las endorfinas son analgésicos naturales del cuerpo y que pueden ayudar a reducir el dolor de cervicales.

El acondicionamiento aeróbico se puede hacer todos los días. Algunas buenas opciones para el acondicionamiento aeróbico incluyen el uso de una cinta de correr, bicicleta estática o una máquina elíptica, así como un ergómetro para la parte superior del cuerpo.

Para muchos, antes de comenzar un programa de ejercicio sería necesario primero, tener el dolor bajo control. El movimiento gradual de las articulaciones y los estiramientos para aumentar el rango de movimiento en el cuello, con el debido tiempo reducirá el dolor cuando se realice la actividad normal.

Ejercicios para fortalecer las cervicales

La variedad de opciones disponibles para controlar el dolor cervical es extensa, incluyendo:

  • Aplicar una compresa caliente antes del ejercicio para calentar los músculos rígidos y las articulaciones y hacer que sea más fácil estirarlas.
  • Después del ejercicio, aplicar una compresa fría (o una bolsa de guisantes congelados envueltos en una toalla) para reducir la inflamación en las articulaciones y los músculos.
  • Tomar medicamentos sin receta, como los medicamentos anti-inflamatorios no esteroideos (por ejemplo, ibuprofeno), para aliviar el dolor y reducir la inflamación.
  • Tomar antiinflamatorios recetados y medicamentos para el dolor (corticosteroides, inhibidores COX-2), según sea necesario, para controlar el dolor severo.

Consulta a un profesional antes de comenzar la terapia física. Antes de comenzar cualquier estiramiento del cuello o programa de ejercicios, se recomienda a los pacientes consultar a un profesional de la salud, como un fisioterapeuta, fisiatra o quiropráctico debidamente capacitado. El objetivo de una consulta de salud es doble:

  • Obtener un diagnóstico preciso de la causa del dolor del cuello o la rigidez, ya que diferentes diagnósticos clínicos dictarán diferentes tipos de ejercicios.
  • Conocer la forma correcta de hacer los ejercicios, ya que hacer los ejercicios correctos de una forma equivocada es un error común y puede llevar al paciente a no mejorar o incluso a un aumento del dolor y los síntomas.

Dependiendo del diagnóstico específico y el nivel de dolor que el paciente esté padeciendo, hay diferentes ejercicios que pueden ser recomendados para el dolor cervical. Es importante que los pacientes busquen a un especialista de la columna cervical que esté entrenado para evaluar el dolor cervical y desarrollar un programa de ejercicios personalizado.

Debido a que las vértebras del cuello están influenciadas por tantos grupos musculares diferentes (como la espalda, los hombros, el pecho y el cuello), también puede ser necesario que los pacientes tengan un médico para que realice el trabajo de los tejidos blandos como el masaje y los estiramientos manuales, en conjunción con los ejercicios cervicales.

Un equipo médico capacitado podrá trabajar el tejido blando, prescribir un ejercicio suave, proporcionar tanto la rehabilitación como el alivio del dolor para los problemas de cuello y además puede incluir fisioterapeutas, quiroprácticos y fisioterapeutas, entre otros.