Ejercicios para natación

Los mejores entrenamientos de natación dependen de tu nivel de condición física y objetivos. La natación es una experiencia de entrenamiento de todo el cuerpo, así que obtendrás los beneficios de estar en el agua y hacer unas brazadas. Si estás empezando un entrenamiento, un buen principiante incorpora todos los ejercicios mientras que confíe en los fundamentos. Si eres un nadador avanzado, los ejercicios técnicos que analizan el trazo te ayudarán a mantenerte en forma y mantener una carrera eficiente. Y si estás utilizando el agua para un régimen de acondicionamiento físico general, sin centrarte en la aptitud cardiovascular, algunos ejercicios con una pelota de playa pueden ayudarte a conseguir tus objetivos.

Ejercicios para natación

Entrenamiento básico

Comienza con un calentamiento haciendo cuatros piscinas de estilo libre, seguido de dos piscinas de estilo libre y dos con una tabla y sólo peladeando. Sigue con una sola piscina de cada uno de los estilos: estilo libre, braza, espalda y mariposa. Céntrate menos en tu técnica y más en llegar al final de la piscina. Descansa durante 30 segundos al final de cada vuelta. Termina con cuatro vueltas de estilo libre y dos vueltas de sólo pataleo. Prueba esto durante tres semanas, tres veces a la semana. Una vez que te sientas cómodo, aumenta la cantidad de vueltas de cada estilo, primero dos, luego tres...

Entrenamiento Avanzado

Los nadadores avanzados buscan un entrenamiento cardiovascular y buenos ejercicios de técnica. Quiebra tus conjuntos de ejercicios incorporando entrenamientos de simulacros. Comienza con 12 piscinas de estilo libre, seguidas de ocho vueltas de pataleo de estilo libre. A continuación, realiza un simulacro de carrera en braza, centrándote en tu deslizamiento, fíjate en lo lejos que puedes deslizarte con cada brazada y respira cada dos brazadas durante ocho vueltas. A continuación, nada 15 piscinas de estilo libre, usando una boya para tirar de ella, con el fin de trabajar los músculos de la espalda y de los brazos. Luego concéntrate en tu estilo de mariposa, usando una tabla flotadora durante ocho piscinas. A continuación, nada dos piscinas, contando el tiempo que tardas y el número de pulsaciones. Nadar dos vueltas más, contando cada vuelta y sumando el tiempo. Entrena contando los tiempos y haciendo lo posible para reducirlos. Refréscate con 10 piscinas de estilo libre.

Entrenamiento central

En el entrenamiento central utilizas tu espalda, abdominales y muchos otros músculos de tu cuerpo para mantener tu cuerpo sano y en forma. El agua proporciona resistencia para un entrenamiento constante y permite un rango completo de movimiento. Coge tu pelota de playa y acuéstate boca arriba (sobre el agua) con la pelota delante de tu cuerpo. Trata de darte la vuelta, dirigiendo tu hombro hacia abajo y la cadera hacia arriba. Completa 10 giros. Si parece demasiado difícil, trata de moverte de lado a lado.

A continuación, dirígete a las aguas profundas y rema con las manos. Extiende las piernas hacia abajo. Sube una pierna a la cintura y los pies en punta. Mantén esta posición durante 10 segundos, luego haz una tijera y patada y cambia de pierna, de nuevo aguanta la postura durante 10 segundos. Completa 10 repeticiones antes de descansar. Esto puede proporcionar un entrenamiento central muy efectivo.