Ejercicios para niños con déficit de atención

Ayudar a tu niño con trastorno de hiperactividad y déficit de atención (ADD/ADHD) es un trabajo duro y puede poner tus nervios a prueba en más de una ocasión. Prueba un poco de diversión para calmar la marea y reforzar su capacidad de atención. Los estudios sugieren que el juego diario, especialmente los juegos que comprometen al cerebro y al cuerpo de un niño, logran ese objetivo mejor que las hojas de trabajo, los videojuegos o castigos. He aquí cinco maneras divertidas para construir la concentración.

Ejercicios para niños con déficit de atención

"Congelar" el tiempo

¿Tienes problemas para enseñar a tu hijo a quedarse quieto? Juega a las "estatuas". Haz que tu hijo tenga que quedarse congelado en poses tontas cada vez que dices, "¡Alto!" Él debe mantener esa posición durante un tiempo determinado (tal vez 10 segundos para empezar). Si permanece inmóvil durante todo el tiempo, ha ganado el juego. Si tu hijo tiene mucha energía para gastar, puedes hacer este juego al aire libre, ir corriendo hasta que dices "stop".

Aquí hay una variación de los cuentos de hadas (y superhéroes): Finge que ha estado atrapado en un hechizo mágico, y que él o ella mismo/a se congele, se acuesten, como la Bella Durmiente. Se quedará quieto y en silencio hasta que el Hada Madrina (tú) le descongeles.

Prueba con los juegos de mesa

Dale a tu hijo las piezas de un rompecabezas una por una mientras que lo montáis juntos, coloreáis un dibujo, pintáis con los dedos, o participáis en juegos de agua (conducir barcos en el fregadero, verter agua en embudos o tamices). Estas actividades involucran a un niño mientras aprende a sentarse y concentrarse.

Si no se siente motivado para estos juegos, conviértelos en un concurso. Haz una carrera para ver quién puede poner cinco piezas del rompecabezas en primer lugar, o quién puede utilizar la mayor cantidad de colores en su dibujo. Aumenta gradualmente la cantidad de tiempo que pasas en estas actividades. Elógialo por sus logros.

Haz canciones

Los niños con ADD / ADHD a menudo necesitan recordatorios para permanecer en sus tareas. La investigación ha demostrado que la música ayuda al cerebro a organizar el tiempo y el espacio, ayudando en el aprendizaje y la memoria. En otras palabras, es más difícil para ellos distraerse si su voz, su mente y su cuerpo están centrados en una tarea. Canta la canción "Tidy Up Song" con tu hijo, para ayudarle a recordar que debe recoger los juguetes. Las letras pueden ser tan simples como: "Poner en orden. Poner en orden. Todo el mundo debe poner en orden".

Cualquier tarea ordinaria se puede establecer en una canción. Para una adherencia a potencia máxima, elige una de sus melodías favoritas: un tema de televisión o un villancico. Anima a tu niño que invente nuevas letras relacionadas con la tarea que está haciendo.

Hazle parte de la historia

Durante la hora del cuento, hazle preguntas para mantener su mente en la tarea y así, centrarse en los personajes: "¿Qué hizo el perrito? ¿Qué crees que va a hacer a continuación? Si estuvieras en la historia, ¿qué harías en su lugar? "Comparte tus pensamientos y demuéstrale también que estás disfrutando con el libro.

Juegos para niños con déficit de atención

Si no es antes de acostarse, y no te importa que su nivel de energía se acelere, puedes montar el juego representando a uno de los personajes: haz que se ponga a cuatro patas como un perro o que actúe como la princesa de las hadas. Representar físicamente el personaje puede ayudarle a mantenerse centrado en la historia más tiempo de lo que lo podría hacer, estando quieto.

Dilo en voz alta

Anima a tu hijo a usar esta técnica de auto-coaching para hablar consigo mismo, como actuar en una obra de teatro. Pídele que describa lo que está haciendo y lo que podría hacer a continuación. "Estoy construyendo una torre. Uno ... dos ... tres cuadras. ¡Uy! Se cayó al suelo. Lo intentaré de nuevo".

Haz lo mismo para que él te vea. "Estoy haciendo espaguetis. Voy a necesitar una gran olla para hervir los fideos. Cojo la olla. La lleno con agua. Enciendo el fuego. ¿Qué viene ahora? ¿La salsa!". El Self-coaching permite a tu hijo a permanecer en su tarea y seguir los pasos en orden.

Ejercita su propia creatividad

Los padres pueden hacer cualquier cosa en un juego, y los niños suelen estar a la altura. Hay un deseo innato en demostrar que no nos equivocamos o en ganar un premio por "ganar" el desafío ("¡Yo puedo hacer esto!"). Aunque el premio sólo sea decir que has ganado.