Ejercicios para osteoporosis

La Osteoporosis es una condición médica que implica una estructura ósea debilitada y porosa. A medida que envejeces, la densidad de los huesos disminuye, dejándolos vulnerables a las fracturas causadas por las caídas o algo tan simple como levantar una cesta de ropa sucia o tropezarte con un mostrador. No se puede saber si tienes osteoporosis con sólo mirar tu cuerpo. En realidad, es posible que no sepas que tienes la enfermedad hasta que te rompes un hueso durante una caída u otro accidente.

Ejercicios para osteoporosis

Conceptos básicos de la Osteoporosis

Una persona diagnosticada con osteoporosis está en un mayor riesgo de romperse las principales articulaciones o huesos del cuerpo, siendo las más comunes las muñecas, las caderas o una vértebra de la columna vertebral, de acuerdo con la National Osteoporosis Foundation.

Ejercicios con carga

Los ejercicios de soporte de peso pueden ayudar a aumentar la salud ósea y articular, fuerza y ​​resistencia, y ayudar a prevenir la osteoporosis, así como formar parte de su tratamiento, según los Institutos Nacionales de Salud de Osteoporosis y Enfermedades Óseas del Centro Nacional de Recursos. Tu fisioterapeuta puede sugerirte ejercicios con peso como caminar en una cinta o al aire libre, subir escaleras, bailar, ir de excursión y entrenamiento de fuerza o levantamiento de pesas. En un entorno de la terapia física, el terapeuta puede orientarte con los ejercicios de pesas y máquinas libres que trabajan todos los grupos musculares del cuerpo y ayudan a aumentar la resistencia y el tono muscular.<7

Ejercicios de fortalecimiento

No tienes que levantar 90 kg para disfrutar de los beneficios del entrenamiento de fuerza en tu casa o en el gimnasio. Las personas mayores pueden beneficiarse utilizando mancuernas o pesas de 2 o 3 Kg para ejercitar los brazos y los hombros. Puedes ponerte pesas en los tobillos de 1 o 2 Kg para aumentar el fortalecimiento en las piernas y dificultar los ejercicios de bajo impacto de piernas, como cuando subimos rodillas, ponerse de puntillas, hacer estocadas y sentadillas. Utiliza una silla u otro objeto sólido para ayudarte tener equilibrio si es necesario. Tu terapeuta te mostrará cómo levantar pesas correctamente y te dirá tu número óptimo de repeticiones para que puedas beneficiarte de estos ejercicios. Las repeticiones irán en función de tus niveles actuales de resistencia, condición física en general y los objetivos de la terapia.

Ejercicios de carga

Tu fisioterapeuta te ofrecerá un programa de entrenamiento para que se beneficien sobre todo tus caderas y columna vertebral, brazos y hombros. Por ejemplo, los ejercicios de carga deben ser incorporados a tu rutina de ejercicios por lo menos tres días a la semana. Con ellos ejercitas ciertas articulaciones del cuerpo, como las rodillas, las caderas, las muñecas o los hombros. Estos ejercicios ayudan a mejorar el equilibrio y la estabilidad, la fuerza corporal inferior y mejorar la densidad ósea.

Scans de densidad ósea

Si eres mayor de 50 años, puedes considerar una prueba de densidad ósea, conocida como DXA, también conocida como Dexa Scan, para determinar el riesgo de osteoporosis, así como para establecer tu masa ósea o la densidad normal. La exploración permite al médico determinar el contenido y la calidad de los minerales que contienen tus huesos.