Ejercicios para vértigo

Muchas personas experimentan vértigo. Si tienes la enfermedad de Ménière o paroxístico benigno vértigo posicional (VPPB), es posible que tengas que lidiar con el vértigo lo largo de tu vida. La sensación de giro y movimiento hace te sea más fácil caerte y también puede afectar a tu calidad de vida si interfiere con tu nivel de actividad. Puedes hacer ejercicios en casa para ayudar a tu cuerpo a acostumbrarse a las señales confusas que causan el vértigo. Hacer estos ejercicios puede ayudarte a lidiar con el vértigo.

Ejercicios para vértigo

¿Qué ejercicios son útiles para mejorar el equilibrio cuando tienes vértigo?

Los ejercicios para el vértigo a menudo suenan muy simples. Pero dependiendo de la gravedad de tu vértigo, quizá sean más difíciles de hacer. Generalmente se trata de ejercicios que practican:

  • Mantener el equilibrio mientras estás quieto.
  • Mantener el equilibrio mientras te meces.
  • Mantener el equilibrio en las curvas.
  • Mantener el equilibrio al caminar.
  • Movimientos de la cabeza. Los movimientos de la cabeza son una de las causas más comunes de vértigo. La práctica de mover la cabeza puede ayudar a tu cuerpo aprender a lidiar con los problemas que causan el vértigo.

¿Por qué es importante hacer ejercicio para mantener el equilibrio?

Si experimentas ataques continuos de vértigo, no importa cuál sea la causa, tienes un mayor riesgo de perder el equilibrio y caer. Los beneficios de hacer ejercicios de equilibrio pueden incluir:

  • Tener un mejor equilibrio con menos riesgo de caerte y lastimarte.
  • La mejora de la autoconfianza y la autoestima. Conforme tu equilibrio mejore, puedes sentirte más seguro de poder salir más y hacer más cosas con los demás.

A cabo de unos cuantos días o semanas de hacer constantemente los ejercicios de equilibrio, es posible que notes una disminución en los síntomas de vértigo.

Cómo hacer los ejercicios para mantener el equilibrio

Utiliza los siguientes ejercicios para mejorar y salvaguardar tu equilibrio. Tus síntomas de vértigo pueden mejorar pasados unos días o semanas.

Debes empezar cada ejercicio lentamente. Con el tiempo y la práctica, puedes intentar poco a poco hacer el ejercicio durante más tiempo o hacer más repeticiones. Cuando comienzas, en primer lugar, es importante tener a alguien que te ayude en caso de perder el equilibrio. A medida que avances, puedes hacer algunos de los ejercicios por tu cuenta.

  • Ejercicios para mejorar el equilibrio de vértigo: Nivel 1. Pueden ayudarte a mejorar. Un ejemplo es estar simplemente con los pies juntos, los brazos a tu lado y mantenerte en esta posición durante 30 segundos.
  • Ejercicios para mejorar el equilibrio de vértigo: Nivel 2. Pueden reducir los síntomas de vértigo. Por ejemplo, puedes estar parado con los pies juntos y con los brazos uno a cada lado mientras mueves lentamente la cabeza hacia arriba y hacia abajo y de lado a lado.
  • Ejercicios de andar para el vértigo. Éstos pueden mejorar tu equilibrio y los síntomas de vértigo. Un método de arranque/parada específico se puede utilizar para mejorar el equilibrio.

Ejercicios para el vértigo: Nivel 1 (Fácil). Ejercicios de equilibrio

Los ejercicios de nivel 1 para el vértigo son ejercicios para "principiantes". En todos ellos, debes comenzar lentamente y poco a poco tratar de hacer el ejercicio durante más tiempo o hacer más repeticiones. Cuando comienzas, en primer lugar, es importante tener a alguien cerca para que te ayude si notas que te vas a caer. A medida que avances, puedes ser capaz de hacer algunos de los ejercicios por tu cuenta.

Ejercicio de Romberg

  • De pie, con una silla en frente de una pared y la pared detrás de ti. Si te empiezas a caer, puedes utilizarlas como apoyo.
  • Pon los pies juntos y los brazos a los lados.
  • Mantén esta posición durante 30 segundos.

Haz este ejercicio dos veces al día. Trata de pasar a hacerlo con los ojos cerrados.

Balanceo permanente de adelante hacia atrás

  • De pie, con una silla en frente de una pared y la pared detrás de ti. Si te empiezas a caer, puedes utilizarlas como apoyo.
  • Párate con los pies al ancho de hombros y los brazos uno a cada lado.
  • Balancéate suavemente hacia adelante y luego hacia atrás para que tu peso se desplace hacia los dedos del pie y luego a los talones. No levantes los dedos del pie o los talones. Asegúrate de que tus hombros y caderas se mueven juntos. No te inclines sobre tus caderas.
  • Poco a poco aumenta la distancia que te balanceas hacia delante y hacia atrás sin dar un paso.
  • Realiza el balanceo 20 veces.
Ejercicios para combatir el vértigo

Haz este ejercicio dos veces al día. Trata de progresar hasta que lo hagas 30 veces y luego con los ojos cerrados.

Balanceo permanente de derecha a izquierda

  • De pie, con una silla en frente de una pared y la pared detrás de ti. Si te empiezas a caer, puedes utilizarlas como apoyo.
  • Párate con los pies al ancho de hombros y los brazos a los lados.
  • Balancéate suavemente a la derecha y a la izquierda para que tu peso se desplace de tu pie derecho al pie izquierdo. No levantes los dedos del pie o los talones. Asegúrate de que tus hombros y caderas se mueven juntos. No te inclines sobre tus caderas.
  • Poco a poco aumenta la distancia que puedes balancearte de la derecha y la izquierda sin dar un paso.
  • Realiza los ejercicios de balanceo de derecha a izquierda 20 veces.

Haz este ejercicio dos veces al día. Trata de progresar para llegar a hacerlo 30 veces y luego con los ojos cerrados.

Balanceo de pie

  • De pie, con una silla en frente de una pared y la pared detrás de ti. Si te empiezas a caer, puedes utilizarlas como apoyo. De pie en una esquina también puedes trabajar.
  • Párate con los pies ligeramente separados (como cuando te quedas de pie) y los brazos a los lados.
  • Haz marcha en el mismo lugar, levantando las rodillas hacia el techo.
  • Haz esto 20 veces.

Haz este ejercicio dos veces al día. Trata de progresar hasta llegar a hacerlo 30 veces y luego con los ojos cerrados.

Ejercicios para el vértigo: Nivel 2 (más duros que el nivel 1). Ejercicios de equilibrio

Los ejercicios del nivel 2 para el vértigo son un poco más duros que los del nivel 1. Para todos ellos, comienza lentamente y poco a poco trata de hacer el ejercicio durante más tiempo seguido o más repeticiones. Cuando comienzas, es importante tener a alguien para ayudarte. A medida que avances, puedes ser capaz de hacerlos sin ayuda.

Girar en un mismo sitio

  • De pie, con una silla en frente de una pared y la pared detrás de ti. Si te empiezas a caer, puedes utilizarlas como apoyo.
  • Párate con los pies ligeramente separados (como cuando estás de pie) y los brazos uno a cada lado.
  • Gira un semicírculo (180 grados).
  • Para durante 10 segundos o, si te sientes mareado, hasta que el mareo desaparezca.
  • Haz esto 5 veces. La primera vez que hagas este ejercicio, gira a la derecha, y la segunda vez, gira a la izquierda. ¿Qué dirección te hace sentir más mareado? Luego concéntrate al girar en la dirección que te hace sentir más mareado.

Haz este ejercicio dos veces al día. Trata de llegar a hacer un círculo completo con los ojos cerrados.

Cuando te sea fácil hacer este ejercicio, trata de hacerlo lejos de la pared. También puedes intentar hacer el ejercicio en una estera u otra superficie blanda.

Movimientos de cabeza mientras estás de pie

  • De pie, con una silla en frente de una pared y la pared detrás de ti. Si te empiezas a caer, puedes utilizarlas como apoyo.
  • Párate con los pies juntos y los brazos a los lados.
  • Mueve tu cabeza de arriba abajo 10 veces.
  • Mueve tu cabeza de lado a lado 10 veces.
  • Mueve tu cabeza en diagonal hacia arriba y hacia abajo 10 veces.
  • Mueve tu cabeza en diagonal hacia arriba y hacia abajo 10 veces en el otro lado.

Haz este ejercicio dos veces al día. Trata de llegar a hacer cada movimiento de la cabeza 15 a 20 veces y luego con los ojos cerrados.

El seguimiento gráfico de los ejercicios del nivel 1 y nivel 2 te hará ser consciente de tu progreso. Prepara una tabla que muestre la fecha, el tiempo que pasaste haciendo el ejercicio, con qué frecuencia tus ojos estaban abiertos o cerrados y cómo te sentiste durante cada ejercicio. Puedes hacer seis copias y utilizar una para cada ejercicio. Añade cualquier comentario sobre cómo te sientes. Y sobre todo, no te olvides de la fecha para poder comprobar tu progreso.

Ejercicos para el vértigo: Ejercicios de andar

Caminar es un ejercicio simple pero de gran alcance cuando hablamos de mejorar el vértigo, ya que puede ayudar a tu equilibrio. Caminar con más equilibrio te permitirá funcionar mejor por tu cuenta, que a su vez puede conducir a la mejora de la autoconfianza. Al caminar, también trabajas los músculos, lo que ayuda a mantener el tono muscular y puede aumentar tu fuerza.

Debido a que estás en movimiento, existe un mayor riesgo de caídas. Si es posible, anda al lado de una pared con un pasamanos o por un pasillo o asegúrate de que alguien te acompañe.

Ejercicio 1

Anda 5 pasos y detente abruptamente. Espera 10 segundos o hasta que el mareo desaparezca. Repite esto hasta que hayas caminado unos 15 metros.

Haz este ejercicio dos veces. Para trazar tu progreso, trabaja gradualmente hasta andar unos 30 m.

Ejercicio 2

Anda 5 pasos, y luego date la vuelta y camina de regreso. Espera 10 segundos o hasta que el mareo desaparezca. Repite 5 veces.

Haz este ejercicio dos veces. Para trazar tu progreso, trabaja gradualmente hasta repetir el ejercicio 10 veces.

Ejercicio 3

  • Camina y gira la cabeza hacia la izquierda y luego a la derecha. Trata de caminar unos 15 m.
  • Camina unos 15 m mientras mueves la cabeza hacia arriba y hacia abajo.
  • Camina unos 15 m, mientras que inclinas tu cabeza de lado a lado (la punta de la oreja hacia el hombro).

Este es un ejercicio de caminar más difícil, así que considera lo de tener a alguien contigo mientras lo haces. Haz este ejercicio dos veces al día. Para trazar tu progreso, trabaja gradualmente hasta caminar 30 m.

El seguimiento de la tabla para el ejercicio de caminar puede ayudarte a ver tu progreso. Prepara una tabla en la que se muestre la distancia que recorriste, con qué frecuencia caminaste y cómo te sentiste mientras lo hacías. Haz tres copias y utiliza una para cada ejercicio. Para los ejercicios 1 y 3, ten en cuenta la distancia recorrida. Para el ejercicio 2, ten en cuenta el número de veces que eres capaz de hacerlo. Añade cualquier comentario sobre cómo te sientes.